Iglesia de La Merced


LA IGLESIA

La Iglesia de la Merced desarrolla su actividad litúrgica y pastoral desde la atención cuidada de la celebración de los sacramentos de la Eucaristía y de la Reconciliación en los días ordinarios. Los domingos y festivos se dirigen las celebraciones eucarísticas con un especial acento a la familias en la Eucaristía de las doce de la mañana al público adulto en la de la una de mediodía y con un carácter más joven en la de las nueve de la tarde.

Atendemos también a no pocos deseos de celebrar el sacramento del matrimonio en el entorno espiritual que el gótico de nuestra iglesia marca. En ocasiones puntuales procuramos organizar encuentros de oración en consonancia con acontecimientos o problemas de actualidad, o bien, en función de los tiempos litúrgicos de Adviento y Cuaresma, con una Celebración Penitencial.

El carácter de nuestro hacer se caracteriza por la espiritualidad ignaciana. Una de cuyas manifestaciones en nuestra iglesia es la escucha de "Rezando Voy" en el tiempo precedente a las eucaristías.

En una línea más clásica, cuidamos las novenas de La Inmaculada, de la Gracia a S. Francisco Javier y del Sagrado Corazón. También el rezo del rosario o de la hora litúrgica de vísperas al finalizar la misa de las ocho de la tarde.

A lo largo del año prestamos apoyo a varias entidades que desean aprovechar el magnífico órgano (dicen que quizá uno de los mejores de Castilla) y la acústica excelente de la iglesia para la celebración de conciertos. Entendemos la música como un valor del espíritu no sólo no reñido con los valores cristianos, sino afianzador de ellos y esto hace que brindemos nuestra colaboración.

HISTORIA

Fundación

En 1443, los Padres Mercedarios abandonan el pequeño convento fundado por Pedro Nolasco en el barrio burgalés de su mismo nombre y se trasladan al barrio de la Vega.
Esta fundación enseguida tiene dos grandes Mecenas. El arzobispo de Burgos, Don Alonso de Cartagena, hijo del también obispo de la ciudad, el Rabino converso Pablo de Sta. María; y la familia del entonces Regidor de la ciudad. Francisco Del Castillo y su esposa Dña. Leonor de Pescara, acaudalados mercaderes burgaleses. Ellos, además de hacer frente al gasto de la fábrica del Templo, le dotan de muy buenos créditos y magníficas alhajas.
 

Arquitectos

Simón de Colonia y Diego de Siloé.
 

Estilo

Resulto la iglesia de un gótico tan puro y elegante que pronto fue llamada "La dama de las Iglesias de Burgos".
 

Escultor

Felipe de Vigarni discípulo de Miguel Ángel, que idea y realiza el antiguo retablo renacentista del altar Mayor.

 

Historia

Atendida por los Padre Mercedarios, fue siempre una referencia de religiosidad, cultura y caridad.La desamortización de Mendizábal exclaustró los últimos 37 religiosos que quedaban en el convento.

Al no aceptar, el Sr. Arzobispo, la donación de la iglesia, pasa al ejército que consiente impasible la total expoliación de toda su riqueza: libros, alhajas, obras de arte. Todo es objeto de rapiña, sólo se salvan por personal intervención del ministro de Hacienda, los restos del retablo de Vigarni que hoy se exhiben en el museo provincial.

 

Jesuitas

El P. Luis Martín, burgalés, provincial entonces de los jesuitas de Castilla se hace, después de una sucesión de hechos un tanto rocambolescos, con la iglesia y convento. El día 31 de Enero de 1891, fiesta de San Pedro Nolasco, se reabre al culto la Iglesia. Así nos lo recuerda el mismo P. Luis Martín: "Amaneció por fin el día tan esperado por la ciudad de Burgos y por nosotros, en que la Iglesia, dedicada casi durante 50 años a usos indignos, había de dedicarse de nuevo al culto divino".

Durante cien años, a pesar de tantos avatares sociales, políticos e incluso bélicos, la Iglesia de la Merced ha permanecido como centro de espiritualidad, cultura y acogida.

Pero todo quedó truncado en la fatídica madrugada del 20 de Abril de 2001. A pesar de la rápida actuación de los bomberos, desapareció entre llamas el retablo mayor neogótico, que sustituyó en 1905 al original de Vigarni, y la querida talla del Sagrado Corazón. Un calor de más de 300 grados, recorrió todas las bóvedas del templo y fundió los tubos del órgano. Finalmente, el fuego abrió una brutal chimenea derribando toda la cúpula del ábside con su techumbre. Gracias a ello, al encontrar salida no se extendió por las naves.

Al cabo de dos años, todo ha quedado limpio, renovado y consolidado -muros, arcadas, nervaduras, columnas, gracias a una eficaz respetuosa tecnología ultra moderna.

En una hermosa tarde, el 21 de mayo del 2003, el Sr. Arzobispo de la ciudad reabrió de nuevo al culto la Iglesia de la Merced. Era la culminación de dos años de esforzado trabajo para devolver a la ciudad de Burgos el templo en su antiguo esplendor.

ALTAR MAYOR

El Santo Cristo de la Paz.
Obra del insigne escultor, Don Miguel Blay Fábregas es una de las más vigorosas esculturas de arte religioso moderno español. Estéticamente perfecto refleja la angustia de la muerte y la esperanza de la salvación. Preside ahora el elegante y austero ábside de la nave central.

El Sagrario de plata en forma de Basílica, de finas y olorosas maderas, está chapeado de oro por dentro y repujado en plata por fuera, con adornos de bellas estatuillas de plata. Procede de la Casa Tiestos de Barcelona y reparado en los talleres de Granda de Madrid.


La mesa del altar es una filigrana colorista y geométrica que evoca cultos ancestrales paleocristianos con su simbología de pavos reales y un Xristós en bajo rrelieve. Procede del taller de Arte Religioso de Granda de Madrid.


La sillería de estilo neogótico, realizada en madera de nogal, tiene una altura de 3,80 m. y está situada en los cuatro paños de la cabecera del ábside.

 


VIDRIERAS Y ÓRGANO

Dieciocho vistosas y artísticas vidrieras sustituyen a las que saltaron hechas añicos por el fuego.

Su órgano fue construido en los talleres Cavaillé-Coll de París en los primeros años del siglo XX. Es un órgano romántico con 1.296 tubos, doble teclado y peda.
Una inscripción sobre el distribuidor principal del aire a los tubos -el secreto- indica la fecha de 1.905 para su instalación en Burgos. Las características constructivas, materiales y la composición de registros, propios de la época, confirman esta fecha. Dicha inscripción recoge el nombre de dos armonizadores y un mecánico franceses que realizan el montaje. El haber ordenado todos los elementos cultuales en consonancia con la estructura arquitectónica y su total recuperación han llenado al templo de una extraordinaria luminosidad.

 

 

MISAS
Contacta

En imágenes

{gallery count=1}galerias/iglesia{/gallery}

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto